Seguro que conoces de nombre el viñedo bordelés: una imagen de marca prestigiosa tras la que se esconde el mayor y más antiguo viñedo de vinos finos del mundo.

Se extiende a lo largo de más de 120.000 hectáreas y 500 municipios... Lógicamente, impresiona...

Pomerol, Saint-Emilion, Lalande de Pomerol, términos que nos resultan familiares y que invitan a descubrir esta tierra moldeada por la viña.

El terroir Libournais es una asociación de elementos naturales que se subliman: textura del suelo, microclima, régimen hídrico, exposición de la parcela con cepas seleccionadas... sin olvidar al hombre que contribuye con sus elecciones y su experiencia.

Por eso el nacimiento de un vino tiene algo de misterio...

Cuando pases por aquí, no dejes de visitar los châteaux y encontrar a los viticultores apasionados por su oficio y su terroir, que te ayudarán a entender el universo mágico del vino.