Con una larga historia y una bastida que celebrará sus 750 años en 2020, el Libournais, a las puertas de Saint-Emilion, es un destino joven y dinámico que oscila entre tradición y modernidad, y que durante todo el año disfruta de una rica vida cultural: exposiciones, festivales, temporadas culturales…

Tanto si estás de paso como si te quedas unos días, las fincas vitivinícolas, los castillos del siglo XV, los monumentales molinos del siglo XIX, las iglesias o capillas de la época románica sabrán seducirte y contarte sus bellas historias. Pero escucha también las del pequeño patrimonio que jalona caminos y senderos.

¡Tenemos tanto que compartir!

Belleza, murmullo, caricia, sabor, dulzura

La Dama del Confluente… si me contaran Libourne, oiría latir su corazón al compás de los ríos, vería su alma brillar a través de su historia, deambularía por sus calles en busca de dulzura.

Si me contaran Libourne, sería una leyenda, la de un pequeño puerto antiguo convertido en reina de dulce rostro: ¡la reina de todas las bastidas! Carlomagno, Leonor, El príncipe Negro, Du Guesclin, los nombres de aquellos que conocieron su castillo resuenan como tesoros salidos de los libros. Estos mecenas, y tantos otros, le dieron a la ciudad honores y privilegios.

El río no se equivoca: espejo de su belleza, ofrece a los visitantes la imagen inolvidable de una isla con muros de piedra surgida del fondo de los tiempos: es la Dama del Confluente.

Camille Desvaux, escritora de Libourne

Histoira, confluencia, vino, jovialidad, paisajes sensibles

Libourne es un polo cultural selecto situado en la intersección de los territorios de la nueva Aquitania. En los confines de los prestigiosos viñedos de Fronsac, Pomerol y Saint-Emilion, las actividades culturales que ofrece la ciudad son un formidable vector de desarrollo enoturístico, de atractividad económica y cultural.

En el corazón de la bastida, en el Ayuntamiento declarado monumento histórico, el Museo de Bellas Artes presenta su notable colección que se ha ido constituyendo desde hace casi doscientos años. Las salas de exposición, conservadas en su espíritu original, exponen obras mayores del siglo XIV al XX. En la capilla del Carmel, anexa al museo, se presenta un programa ambicioso de exposiciones temporales centrado principalmente en el arte contemporáneo.

Thierry Saumier, director del Museo de Bellas Artes de Libourne

Ríos, viñedos, bastida, mercados y Fest’arts, el mayor festival de arte callejero de la región.

Durante tres días, una oportunidad para ver espectáculos gratuitos de todas las disciplinas, para todas las edades, en el magnífico entorno de la bastida de Libourne. Una ocasión ideal para descubrir la ciudad y los espectáculos callejeros.

Stéphanie Bulteau, Directrice de Fest-Arts

Iglesia abacial, música, órgano, arquitectura, amistad

Con los miembros de la Asociación «Amigos de la iglesia abacial de Guîtres», cada año intentamos armar una bella temporada, de calidad y tan ecléctica como sea posible. Los conciertos y recitales que proponemos los viernes por la noche y domingos por la tarde tienen éxito más allá del Libournais, desde hace 40 años. Debo decir que soy un apasionado de la música pero también de esta maravillosa iglesia benedictina que goza de una acústica excepcional y que de alguna manera es una tradición familiar, ya que mi padre también trabajó durante décadas para el festival de la iglesia abacial de Guîtres.

Bertrand Jaunay, presidente de la Asociación «Amigos de la iglesia abacial de Guîtres»