Los valles del Dordoña, del Isle y del Dronne dibujan un inmenso espacio de juego y descubrimiento. Desde las colinas vitícolas hasta los primeros relieves del Périgord, pasando por los valles, tienes numerosos senderos por los que discurrir, ya sea pedaleando, corriendo o caminando.

Asimismo, podrás disfrutar de los numerosos eventos deportivos o de ocio que se celebran a lo largo del año en el Libournais, ¡el mayor terreno para practicar deportes en la naturaleza!

Patrimonio, viticultura, gastronomía, dinamismo y tranquilidad...

Invito a los aficionados a las carreras pedestres y al trail a que vengan a correr por el Libournais. Los paisajes vitícolas son un espléndido terreno de juego, accesible a todos, ¡y una estupenda ocasión para descubrir las viñas de las fincas prestigiosas que atraviesan!

Para quienes desean algo más de desnivel, los montículos y laderas que bordean el Dordoña, el Isle y el Dronne serán un excelente terreno de entrenamiento. Para terminar, podréis disfrutar de todos los eventos que se celebran a lo largo del año en el Libournais, como el trail «Entre cotes et cèpes», dos distancias de 10 km y 20 km, que organiza la asociación «Les foulées vertes» a finales de mayo.

Cédric Baloche, presidente de la Asociación «Les foulées vertes»

Dinamismo, hospitalidad, tranquilidad, simpatía, buen vivir…

Fanático del senderismo, considero que la mejor manera de descubrir los castillos, el viñedo, los bosques es andando, la mejor forma de sentir y de empaparse de nuestra bella región. Todos los años, con mi equipo organizamos una gran excursión de 33,5 km que atrae a senderistas de toda la región. Una hermosa jornada que se presta al intercambio y la camaradería.

Francis Maury, organizador de la excursión pedestre «Les 33km500 du Libournais»

Naturaleza, descubrimiento, patrimonio, evasión, felicidad

Ante todo, invito a los aficionados a la carrera pedestre y al trail a que vengan a correr por el Libournais: los paisajes vitícolas son un terreno de juego espectacular, accesible a todos, y una estupenda ocasión para descubrir las viñas de las fincas prestigiosas que atraviesan.

Para quienes buscan algo más de desnivel, los montículos y colinas que bordean el Dordoña, el Isle y el Dronne serán un magnífico terreno de entrenamiento. Por último, podréis disfrutar de todos los eventos que se celebran a lo largo del año en el Libournais, como el trail «Entre cotes et cèpes», dos distancias de 10 km y 20 km, que organiza la asociación «Les foulées vertes» a finales de mayo.

Jean-Pierre Méjean, Presidente de la Asociación «Los senderistas del País Gabaye»

Dordoña, Isle, gastronomía, paisajes, vinos y Leonor de Aquitania, oriunda de esta tierra

Me agrada dar a conocer nuestra bella región discurriendo por los ríos Isle o Dordoña, es una experiencia tan relajante y original, un auténtico cambio de aire. Me agrada compartir mi amor por la naturaleza, contar sus secretos. Este es todavía un lugar bastante salvaje, por lo que se suelen ver garzas reales, ánades reales o cormoranes que levantan vuelo cuando uno se acerca. Es un paraíso, os lo aseguro…

Jean-Claude Sellier, guía-animador "en bote Rabaska"

Viñas, vino, caballos, naturaleza, pasión

A esas cinco palabras, quisiera añadir los nombres de mis cuatro fieles compañeros équidos: Tulipe, Capi, Chopin y Blondine… Todo empezó el día que conocí a Tulipe. Ella estaba sola en un prado y yo, en una oficina, muy lejos de allí. Nos miramos y ahí comenzó la aventura… por cierto, los paseos en calesa por el Libournais son el trabajo de Tulipe.

En familia, en pareja o con amigos, mi flor blanca os llevará a dar un paseo: es una verdadera bocanada de tranquilidad y a su lado el tiempo parece detenerse...

Susana Texeira de «Faire à Cheval»

Buen vivir, bicicleta, paisajes, viñedo, Dordoña

Si andas asidua u ocasionalmente en bicicleta, cómo no rendirte a los encantos del territorio Libournais que ofrece un sinfín de posibilidades. La diversidad de paisajes posibilita una cantidad increíble de salidas en bici, a tu aire.

Podrás expresar tu pasión ciclista surcando pequeñas rutas onduladas y con sombra, a veces empinadas, atravesando los prestigiosos viñedos de Saint-Emilion y Pomerol y bordeando el majestuoso río Dordoña.

Gérard Lafole, presidente del Club ciclista de Libourne