Jinetes aficionados o expertos, ¡el Libournais cuenta con magníficos paisajes! Nada mejor que una excursión a caballo para conectarse con la naturaleza.

Una buena oportunidad para descubrir o redescubrir el Libournais, al paso, al trote o al galope, y visitarlo desde otro punto de vista.

Atraviesa los bosques de la alta Gironda y los viñedos de Pomerol, Lalande de Pomerol y Saint-Emilion, o disfruta del patrimonio del Libournais en un paseo en calesa al son de los cascos de los caballos de tiro.

Y según te apetezca, podrás optar por paseos por hora o cursillos de iniciación o perfeccionamiento en numerosos centros ecuestres.

¡A cabalgar se ha dicho!