Saliendo de Guîtres, el tren turístico es una auténtica institución. Vestigio de la época de oro del ferrocarril, un puñado de apasionados se esfuerza durante todo el año para que los visitantes redescubran el placer de los transportes ferroviarios al estilo de antaño.

 

Viajarás como a principios del siglo XX, en vagones fabricados en 1900. Sentado en las banquetas de madera de un auténtico tren de época, cruzarás el bosque verde del norte de Gironda. Tu viaje por el tiempo empieza al entrar en la estación construida en 1875: allí te entregarán un verdadero ticket de cartón para ser picado. Mientras esperas para subir al tren, asistirás a la puesta en marcha de las máquinas y podrás disfrutar de la visita al Museo de los objetos ferroviarios en la estación de Guîtres.

¿Estás listo? ¡Súbete al tren!