Sarlat

Sarlat se sitúa en Aquitania, en el sudeste del departamento de Dordoña, en el corazón del Périgord Noir. Equidistante de París y Madrid, y de Burdeos y Toulouse, su acceso es facilitado por las autopistas A89 y A20, y por los aeropuertos de Brive La Gaillarde y Bergerac.

Ciudad dinámica de 10.500 habitantes, Sarlat constituye el atractivo turístico del Périgord Noir. Su centro medieval recibe anualmente un millón y medio de visitantes.

Joya arquitectónica, Sarlat combina acertadamente los estilos de diferentes épocas, desde la Edad Media hasta el siglo XVI, uniformizados por la pátina de la piedra rubia de la zona y los tejados de «lauzes» oscurecidas por el tiempo (las «lauzes» son piedras planas calcáreas que se colocan en los tejados y que se ennegrecen en contacto con el aire).

Distinguida con tres estrellas por la Guía Michelín, Sarlat es una ciudad medieval cuya historia quedó grabada en la piedra.

Recorrer sus callejas es leer cerca de mil años de arquitectura en la cual, desde el empedrado hasta los tejados de las casas, predomina esta piedra morena que bebe la luz del sol para devolverla al atardecer.

Sarlat es la «capital» del Périgord que se conoce como «negro» debido al follaje oscuro de sus encinas y castaños, salvo que sea por la tuber melanosporum, la trufa negra del Périgord. Bendecido por los dioses, el Périgord Noir está encajonado entre dos valles: el valle de la Vézère, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por su riqueza en vestigios prehistóricos, y el valle del Dordoña, donde en cada meandro se levantan fortalezas y castillos.

Sarlat ha sabido resistir a los embates de una larga historia... Restaurada en las últimas décadas, sus callejuelas y plazas empedradas fueron de las primeras en beneficiarse de una iluminación a gas. El cableado aéreo ha desaparecido para beneplácito de los amantes de las viejas piedras... y de los fotógrafos preocupados por la estética.

Por la densidad y homogeneidad de sus construcciones antiguas, Sarlat ha adquirido un rango excepcional en Europa en cuanto a la conservación del patrimonio arquitectónico.

El patrimonio de esta Ciudad de Arte y de Historia es único.

Piérdete en sus callejas inundadas de sol, imprégnate de los sutiles aromas de su mercado, y al caer la tarde, sucumbe a la magia de su iluminación a gas y al fabuloso espectáculo de los artistas callejeros.

Sarlat gastronómica

El Périgord Noir es sin lugar a dudas un emporio de alta cocina. ¿Acaso no dicen que «el Périgord se visita ante todo con el paladar»? Aquí la cocina no es «poca cosa». Pero es de origen rural, sencilla y en armonía con las estaciones. Aquí todos los productos se declinan: un sinfín de recetas pueden elaborarse gracias a la gran diversidad de nuestras riquezas.

Con solo nombrarla, Sarlat nos hace la boca agua. Con solo mezclar una pizca de foie gras, un toque de trufa, ¡ya casi tocamos el cielo!

Sarlat, ciudad del séptimo arte

En Sarlat se han rodado cerca de treinta largometrajes, no menos de cien en el Périgord noir.

Por la belleza de sus paisajes y la riqueza de su patrimonio, Sarlat y el sarladais son regiones predilectas para los realizadores de películas históricas. Se han convertido en el tercer centro de rodaje de Francia después de París y Niza. La calidad de vida de la región, su clima templado y las delicias de su gastronomía sont otras de las condiciones favorables para atraer a los profesionales del Séptimo Arte.

Saberlo todo sobre Sarlat

Périgueux, una ciudad, una historia

Périgueux se descubre como se hojea un libro de historia.

El patrimonio de la ciudad te transporta a la época fastuosa del imperio romano, con sus numerosos vestigios y su Museo Galorromano Vesunna que te permitirán valorar la riqueza de la antigua ciudad Vesunna.

Tu viaje por la historia apenas empieza. En el recodo de una callejuela medieval o paseando por las plazas, descubrirás casas de entramado de madera y mansiones provistas de torres, signo de la riqueza de los mercaderes del Périgueux.

En este amplio barrio histórico, la catedral Saint-Front sobresale en la cima del Puy. Este edificio, orgullo de los habitantes del Périgeux, presenta una parte que forma una cruz griega, coronada por cúpulas, de inspiración bizantina. Las diversas restauraciones lo transformaron en un edificio original. La catedral Saint-Front, construida en el Camino de Santiago (Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1998), sigue siendo una etapa primordial para los peregrinos.

En este paseo a través de los siglos también descubrirás palacetes renacentistas finamente esculpidos y decorados.

Saberlo todo sobre el Périgueux