Cerca de Burdeos y de Saint-Emilion, a una hora de Blaye, del océano, de Bergerac y Périgueux, el Libournais, en el corazón de la región de la Nueva Aquitania, es el lugar ideal para descubrir todos los universos de Gironda y el Dordoña. En los viñedos podrás discurrir por las seis rutas de vinos de Burdeos y comprender la diferencia entre un Pauillac y un Pomerol, entre un Sauternes y un Pessac-Léognan... ¡a menos que prefieras degustar un buen plato de ostras en la cuenca de Arcachon!

Podrás disfrutar de los grandes itinerarios suaves que surcan el departamento con sus numerosas vías verdes, como la vía Lapebie o el canal de los dos mares que une el Atlántico con el Mediterráneo, o meditar y encontrarte con otros peregrinos en los caminos de Santiago... ¡la mejor manera de conocer las bastidas de Gironda y Gascuña!